INDEX
INTRODUCCIÓN
BIOGRAFÍA
HISTORIAS
PARA LA COPE
EXPEDICIONES
HONORES Y
RECONOCIMIENTOS
BLOG
LIBROS
CONFERENCIAS
ARTÍCULOS
ENTREVISTAS
ENLACES
GALERÍA DE
IMÁGENES
CÓMO CONTACTAR
RELATOS
VIDEOS
   
 
 
 

<<volver

CRONICAS IIª PARTE

Miramos la curiosa montaña que constituye nuestro primer objetivo: el volcán Rucapillan, que si estaba entonces como ahora, debió impresionar a los conquistadores españoles cuando se batían por estos inmensos bosques de lengas y raulíes contra los mapuches.

EL VOLCÁN ILUMINADO.

Nuestra ascensión al volcán ha sido tranquila, sin sobresaltos, sintiendo el halago de los guías chilenos que reconocen mi apellido y se declaren lectores de mis viejos libros de aventuras por las montañas del mundo, permitiéndonos escalar sin guías locales.

Cuando ellos no habían nacido ya recorría en solitario los Andes y sus cimas.

No me atrevo a volar.

Sobre el circulo del perfecto cráter, que hemos recorrido, nos extasiamos mirando el fuego eterno de la tierra, entre columnas de humo tóxico, fotografiando constantemente esta curiosidad geográfica.

No me atrevo a descender de la cima - que es solo el borde más alto del cráter - volando colgado de mi « parapente ». Lo tenía pensado, pero he mirado repetidas veces la inmensidad de parajes que nos rodean, estudiando el viento dominante, y viendo por qué zonas pasaría, sobrevolando estos glaciares, alcanzando cada vez mayor altura sobre las rocallas y zócalos de escorias negras, para proseguir sobre las selvas de araucarias, entre las que debería buscar un hueco para tomar tierra, ya muy próximo al Lago de Villarrica. Esta vez no tengo esa « vivencia atrevida » de lanzarme al aire, que no he visto claro y me resigno a descender corriendo junto a mis compañeros Ortiz y Romero Angles, estas rampas nevadas, con el optimismo de haber estado - una vez más - en la cumbre.

Tudela en la Cima del volcan Rucapillán, Chile

El Rucapillán es un volcán en actividad que ha tenido frecuentes erupciones, siendo estas famosas por las devastaciones que han producido, hasta en años muy recientes, en las que ha ido destruyendo una y otra vez  la ciudad de Villarrica - hoy Pucón - a orillas del Lago Mallolaefquén - hoy también Lago Villarrica -

El volcán de perfecta silueta, completamente blanco por la nieve y el hielo, está iluminado de noche por la constante actividad de su cráter, alzándose espectacular sobre el amplio lago cubierto de bosques. Es un cuadro natural, que no pasó desapercibido a los antiguos conquistadores. La rebelión general de los mapuches que asaltaron la ciudad de Villarrica en 1599, la ciudad española más al sur del río Biobio, hizo conocida esta región en España: una zona que no tuvo paz hasta finales del siglo XIX, en la que el general Urrutia, al mando del ejército de ocupación chileno, pactó con los jefe mapuches, los verdaderos señores de aquellos territorios.

 

El volcán está activo y encendido. Es una ascensión fácil, escalando contrafuertes de roca descompuesta y vastos campos de nieve. Pero que importa eso, cuando uno pretende llegar, una vez más a lo alto, para inundarse de luz, y mirar como en este caso, la caldera de cenizas ardientes, en un espectáculo apocalíptico, que solamente aquellos que han emprendido al amanecer el camino, subiendo fuertes pendientes de acarreos y vertientes heladas, pueden contemplar.

 
César Pérez de Tudela Escalando
Copyright © 2006 César Pérez de Tudela · Página creada por R&A Marketing