INDEX
INTRODUCCIÓN
BIOGRAFÍA
HISTORIAS
PARA LA COPE
EXPEDICIONES
HONORES Y
RECONOCIMIENTOS
BLOG
LIBROS
CONFERENCIAS
ARTÍCULOS
ENTREVISTAS
ENLACES
GALERÍA DE
IMÁGENES
CÓMO CONTACTAR
RELATOS
VIDEOS
   
 
 
 

<<volver

ENTREVISTA A CÉSAR P. DE TUDELA DE BELÉN AGUDO . EUROPA PRESS (2005)

PREGUNTA 1:


Efectivamente mi niñez se desarrolla muy relacionada con el mundo del arte, el dibujo y la pintura, las visitas reiteradas a museos llenos de esculturas clásicas y cuadros antiguos, estudiando al Greco o a Velazquez.... Una infancia de niño temeroso y cuidado en una familia tradicional. No tenía por tanto vocación por el deporte; pero en esos años leía mucho y pude conocer el alpinismo a través de un libro. Y en cuanto pude me alisté a un curso de escalada. Descubrí mi debilidad y el miedo ante la montaña, pero el ambiente de canciones y de compañerismo me entusiasmó. Mi reacción fue adaptarme a esa dureza de la vida en la montaña y con mucha ilusión y fuerza de voluntad me hice fuerte, y pocos años después me había convertido en uno de los mejores. Mis escaladas entonces se reducían a las montañas próximas a Madrid. Gredos era en aquella época una verdadera expedición. A los 20 años era ya profesor de la Escuela Nacional de alta Montaña y Guía y había realizado muy serias escaladas en los Alpes, Pirineos y en gran parte de las montañas españolas. La voluntad y la ilusión hicieron el milagro ya que nunca pretendí estar entre los mejores.


PREGUNTA 2:


Durante mucho tiempo yo era solo un joven que estudiaba y compaginaba el estudio con la práctica del alpinismo, actividad que ciertamente ocupaba mucha energía y dedicación, pero no soy persona de perder el tiempo, siempre he llenado de actividad la vida, y el estudio es un hábito permanente que me hace alejarme de la ignorancia propia del animal humano.


PREGUNTA 3:


No puse en marcha ningún proyecto previamente establecido; pero siempre he tenido condiciones de <comunicador> y cuando participé en un célebre concurso de TVE, hablé del alpinismo a toda España (ser protagonista en TVE significaba el conocimiento casi unánime del país) y conté como había que comportarse en la naturaleza, la sensibilidad de los alpinistas, sus escaladas, los sentimientos, la historia de las montañas. Fue un lenguaje nuevo que lanzó a toda España a la aventura de las montañas, de lo que siempre me felicité. Durante muchos años después yo fui el protagonista único del alpinismo español y todos los medios de España publicaban reportajes sobre mis expediciones y escaladas, o requerían mis entrevistas, incluida la poderosa Televisión única, que garantizaba que los mensajes llegasen a la gente.


PREGUNTA 4:


Efectivamente no he dejado en estos años, que ya son muchos de escribir, hablar y divulgar la montaña, y la aventura del hombre en la naturaleza. Fuimos paralelos eneste <quehacer> mi compañero Félix Rodríguez de la Fuente y yo, los primeros que comenzamos a mentalizar a las sociedad española por lo que hoy se denomina Medio Ambiente y preocupación ecológica, por lo menos en aspecto más común o general, tanto en TVE, Radio Nacional,  grandes revistas de información general como La Actualidad Española y otros importantes medios: diarios YA, ABC, PUEBLO o cadenas como Radio Madrid, y en multitud de conferencias que no he suspendido en estos 35 años. En estos últimos tiempos creo que soy uno de los conferenciantes más solicitados.

PREGUNTA 5:


Es cierto que en la actualidad los medios, y especialmente las televisiones, se han rendido a lo <fácil> y a lo <vulgar> que constituye una característica de los años que vivimos. Los medios no se complican con ideas más nobles y solo se preocupan de lo que estiman suficientemente <rentable> y se dirigen a lo sencillo, que desgraciadamente se refiere a estos programas ausentes de interés y están muy próximos a lo soez y que tantas críticas razonables suscitan. Yo estoy seguro que podrían sustituirse por otros más distraídos, formativos e interesantes, pero no creo que sea sencillo que cambien.


PREGUNTA 6:


En España son cientos de miles de personas, o incluso millones, los que marchan a la <vivencia> de las montañas y practican deportes de aventura. Sectores sociales y culturales muy diversos que no están clasificados y no reciben por tanto ningún tipo de asesoramiento, formación o consejos. Sería una obligación de los poderes públicos la información, pero los rectores de la información no suelen acertar y ver la necesidad de una realidad que desconocen. Cuando fundamos la Protección Civil del Estado, en los años <80> se hacían campañas sobre los peligros del excursionismo, montañismo, alpinismo y tantas otras actividades que tenían lugar en la naturaleza y en las montañas españolas. Entonces se fueron creando los dispositivos de salvamento y rescate, Guardia Civil, bomberos, Cruz Roja. Yo fui portavoz de la Dirección General y director del primer programa de seguridad en las montañas españolas.


PREGUNTA 7:


Cuando estas escalando te evades de cualquier preocupación que no sea salir de la situación, normalmente arriesgada, en la que estas. Necesitas todo el ser. Son momentos estelares en las que se desarrolla fuerza, ilusión, ingenio y tantos valores que luego hay que traducir para utilizarlos también en la vida ordinaria. Es una lucha desde la existencia hacia la esencia. Es un ejercicio místico de elevación. Es casi una filosofía de vida; por ello nunca hago mención al concepto estricto del deporte cuando hablo de alpinismo. El deporte es un concepto muy confuso.


PREGUNTA 8:


No nunca. Subir a la cima es reflexionar. La vida es más bella si es más difícil. Nunca, ni ahora que soy mayor de edad, he pensado dejar de realizar la aventura de las montañas. Más aún, he comenzado mi proyecto de subir a todos los grandes volcanes de la Tierra. Mi consejo a los <mayores de edad> es que con criterio razonables, empiecen a prepararse para estar fuertes y jóvenes cuando la edad les alcance. Rendirse ante la vida es tan fácil como la <telebasura> que tú me mencionabas en una pregunta anterior.

PREGUNTA 9:


Mis situaciones límites siempre las he vivido en el ejercicio del peregrinaje a las cimas de la Tierra. Fui enviado a la guerra del Vietnam, en la célebre batalla de Saigón y viví momentos muy interesantes, pero nunca comparables. También estuve en la Guerra de las Malvinas (llegué a Puerto Harris) y en la Marcha Verde sobre el Sahara español como enviado especial de prensa, y eso que existía menos protección y facilidades que ahora se les otorga a los periodistas. Las guerras siempre enseñan mucho a un profesional del periodismo.


PREGUNTA 10:



No domino con soltura ningún mundo. Soy un torpe que siempre quiso ser diestro. Hablo mal idiomas, incluido el español. Escribo con esfuerzo, me gustaría hablar con brillantez y precisión, poder ser portador de algún saber verdadero. Solo hablando de montañas, creo que sé algo verdadero. A pesar de tantas carencias estudio con tesón, me entreno duramente, hago muchos kilómetros sobre los esquís de fondo, corro, escalo y vuelo en parapente para no perder las pocas condiciones que poseo. Soy una persona muy modesta y limitada.

subir ^^

PREGUNTA 11:


La esencia del alpinismo es alcanzar la cima y vivir la <vivencia>, la característica que nos redime de nuestra pobre condición humana. El alpinismo me ha traído voluntad, ilusión y sentido de la meditación. De la cima traemos cansancio pero también la luz para el espíritu. La ascensión nos enseña que la vida puede ser muy bella e interesante si aceptamos el esfuerzo que puede llegar al dolor y al sufrimiento. Estoy de acuerdo con Jünger cuando dice que solo los que han sufrido han llegado a conocerse a si mismo y pueden considerarse buenos. Las cimas contribuyen a hacernos mejores. Yo he mejorado mucho en estos últimos 50 años.


PREGUNTA 12:


Mi próximo reto es continuar escribiendo, escalando, hablando a los demás de las ilusiones y de los grandes paisajes, renovándome con nuevas expediciones, sintiendo como venzo el miedo, comprobando como mis manos se agarran a la vida igual que cuando tenía 25 años, en la escalada de una pared o en las dificultades que la sociedad nos impone.


PREGUNTA 13:


El infarto en el Everest, en 1992, fue solo un suceso más de mi vida fascinante. Me dispuse a morir y comprobé que tampoco era tan trágico. Cuando me salvaron lo agradecí mucho y me puse muy contento. Estoy muy acostumbrado a pasarlo muy mal y cuando me vi en una clínica de la India, en la que no me dieron nunca de comer, me sentí feliz cuando me llamo RNE (Julio César Iglesias) y Jose María García. Me dijeron que fue una entrevista de premio Pulitzer. Yo no me acuerdo ya que estaba todavía en el <más allá>.


PREGUNTA 14:


He llegado a cientos de cimas en todas las latitudes de la Tierra. He escrito libros interesantes y amenos. He pronunciado conferencias importantes. Me han elegido académico (Real Academia de Doctores de España), me han otorgado medallas, la última me la impuso el mes pasado el Rey ( Medalla de Oro al Merito Deportivo) pero no tengo sensación de estar en la cima. Estoy acostumbrado a llegar a lo alto y bajar enseguida después. Creo que estar en la cima  no es posible, habría que ser un superhombre o un mal hombre que decía Aristóteles. Además yo no tengo <carrera> alguna. Mi carrera es la carrera de la vida.


PREGUNTA 15:


Todavía creo que tengo que escribir algún relato emocionante. Estoy en ello escribiendo las aventuras del <barón de Cotopaxi>, que es el personaje que he creado y del que he publicado ya media docena de pequeños libros para jóvenes. Es un explorador de montañas caballeroso, valiente, respetuoso y educado, que vive aventuras increíbles, muy místico, pero en este mundo. Mis libros tienen mucho éxito aunque todavía no han sido descubiertos por la crítica implacable. En lo que se refiere a mi persona, mi reto es no perder ni un gramo de voluntad y fuerza, seguir esquiando veloz, escalando con agilidad y volando con cuidado desde las cumbres al valle.


PREGUNTA 16:


Me costó decidirme más que escalar. La decisión es lo más importante. Me costó mucho enfrentarme al mito invernal de la pared oeste del Naranjo de Bulnes, ya que todas las cordadas anteriores habían muerto y yo había sido precisamente el protagonista de sus rescates. Me costo muchas preocupaciones enfrentarme a la pared norte del Eiger, considerada entonces como la escalada más importante de la Tierra.


PREGUNTA 17:


Cuando decidí ir solo hacia el Annapurna en el Himalaya viví semanas muy angustiosas, igual que cuando decidí explorar el fondo del cráter del volcán Cotopaxi, el volcán activo más alto del mundo. La acción es muy dura pero se disipa la angustia.


PREGUNTA 18:


La muerte sobreviene. Hay que reaccionar pronto si quieres sobrevivir tú cuando tu compañero ha muerto. Hay que aceptar lo que es inevitable y levantarte otra vez aunque no puedas. Esa experiencia la viví en Tierra de Fuego, perdido en el monte Sarmiento, cuando mi compañero Fernando Martinez expiró después de dos días y dos noches. Lo fácil era quedarse allí. Nunca hice caso a la llamada de la facilidad. Yo tenía que volver, todavía tenía que resolver muchos problemas. Es pronto para morir me dije.


PREGUNTA 19:


Mi último libro es un libro de servicio. Tres años de investigaciones. “Crónica alpina de España”. El alpinismo relacionado con la historia de España del siglo XX, cientos y cientos de nombres, cientos de páginas. Narró la historia de este arte, algo metafísico, que es el alpinismo. Es un libro que se lee bien, pero es solo para los que les gusta este mundo. Es un libro caro de muchas páginas, letra pequeña y tapa dura. Lo tenía que escribir yo que llegué a contemplar el siglo XX casi en toda su extensión. Me quedo con las aventuras del barón de Cotopaxi, mi personaje, que vive prodigios reales.


PREGUNTA 20:


Las expediciones de rescate están ya organizadas por la Guardia Civil de Montaña, o los distintos servicios públicos de bomberos, expertos en este cometido. He sido, efectivamente, uno de los promotores del salvamento en montaña de España, y realicé muchas operaciones de rescate y salvamento con pocos medios, mucho riesgo y grandes deseos de salvar vidas. Aquellas experiencias han traído estos tiempos. Yo he luchado mucho ante el Estado: la Policía, la Protección Civil y las Administraciones públicas en general para mentalizar y conseguir la creación de estos servicios que hoy dispone la sociedad  española.


subir ^^


 
César Pérez de Tudela Escalando
Copyright © 2006 César Pérez de Tudela · Página creada por R&A Marketing