INDEX
INTRODUCCIÓN
BIOGRAFÍA
HISTORIAS
PARA LA COPE
EXPEDICIONES
HONORES Y
RECONOCIMIENTOS
BLOG
LIBROS
CONFERENCIAS
ARTÍCULOS
ENTREVISTAS
ENLACES
GALERÍA DE
IMÁGENES
CÓMO CONTACTAR
RELATOS
VIDEOS
   
 
 
 

<<volver

ENTREVISTA A CÉSAR P. DE TUDELA,
PUBLICADA EN EL DIARIO “EL DIA” DE SANTA CRUZ DE TENERIFE
(2007)

Expediciones y vivencias.¿Qué comentas en tu conferencia?


Nunca se bien que diré antes de una conferencia. No llevo nada preparado. Cuando se plantea el tema voy pensando lo que digo de forma espontánea, ateniéndome a las fotografías que se van proyectando. En este caso serán algunas de tiempos pasados con otras de la actualidad.

¿Cuarenta años viviendo situaciones de riesgo?


Desgraciada, o afortunadamente, no son cuarenta si no cincuenta años ya muy cumplidos. Si, tienes razón, creo que esta vida me ha conformado un talante y una visión muy especial. Soy más místico que la generalidad de las personas, ya que estoy viviendo a lo largo de tantos años una vida trascendente. El alpinismo es una filosofía idealista y como tal trascendente, en donde la muerte es un transito que se produce. Es mi última conclusión, a la que he llegado tras analizar tantas vivencias, mías y de otros, que llevamos esta vida tan singular.

 Soy, creo que una persona que está de acuerdo consigo mismo, que sabe por donde va, aunque mi camino no coincida con el juicio de la mayoría. Vivo para cumplir mi destino, que es recorrer un camino y contarlo a los demás. Lo hice en otros tiempos con mucho éxito, hace casi cuarenta años convencí a los abuelos de la actual juventud, en aquellos tiempos, en el que el alpinismo se consideraba una actividad para gentes anormales y por ello marginales y con escaso crédito. Quiero completar mi obra, que se refiere a la importancia de la <vivencia> en la vida, tomando como fundamento la intensidad de sentimientos del alpinismo y para ello debo terminar aún varios libros, que es lo que al fin solo perdurara. Este tema es precisamente el contenido del discurso que debo leer en la Real Academia de Doctores de España (donde dicen que están los sabios de España, con mi excepción). Me enorgullece llevar el espíritu del alpinismo y de la montaña a la Casa más docta del conocimiento de España.

¿Qué te han aportado esas vivencias?


Me han hecho un idealista y me han introducido en la poesía metafísica. Creo que sé de montañas, pero fundamentalmente creo que si soy algo es un estudioso del alma del hombre, ante el vacío del abismo. Soy mejor consejero espiritual para personas en crisis que alpinista. Ya te lo explicaré con calma.

Recomendar mis vivencias no lo haría nunca. Estoy vivo por designios de la Providencia y de Dios. Yo tengo poco mérito, aunque sabes bien de la capacidad de sufrimiento que tienen todos los alpinistas. Yo opino como Jünger, y creo que los que han sufrido son los que me dan más confianza. Admiro el duro sufrimiento de la vida, que es el único acceso a la esencia del ser. Yo que soy más un predicador que un conferenciante, no animo a nadie a que emule mis experiencias, que muchas veces me asustan a mi mismo, pero si debo decir siempre que el valor, el respeto, la creencias profundas, junto al esfuerzo y el dolor, son necesarias en la vida para lograr la paz. Y eso es el alpinismo, hasta el actual que es un poco <camelista> y  hasta  de <señoritos>.

¿Cuáles han sido tus mejores y peores momentos?


He tenido momentos extraordinarios y situaciones terribles en mi existencia, he regresado otra vez a la vida en varias ocasiones, he sido indultado in <extremis>. Estoy muy agradecido a Dios por la vida dura y fascinante que estoy llevando, y digo que estoy llevando, no que he llevado. Para mi la vida es tanto pasado como presente, ya que quizás el futuro-futuro ya no me corresponde

He ganado la paz repetidas veces. Siento que me he redimido de mi pequeñez, alzándome sobre mi animalidad, he superado en alguna ocasión a la vulgaridad dominante, e incluso a la superficial materialidad de nuestros días.

¿Cómo recuerdas tus inicios en el mundo de la aventura?


Antes de ser famoso por la televisión en blanco y negro, hace 37 años, yo era ya uno de los alpinistas españoles más cualificados y había reunido una serie de experiencias únicas. Para mi participar en TVE fue una experiencia distinta, un examen cara al público sobre un tema que yo me sabía bien porque lo vivía y lo estudiaba.

El tiempo pasado era más virtuoso que el actual y se valoraba más este tipo de actividades. Ahora solo nos interesa un falso <record>. Entonces todo era entusiasmo, canciones y escasos medios. Ahora todo son muchos medios y menos entusiasmo. Ahora todo es normativa que limita el libre albedrío, tanto en la montaña como en la ciudad. Estos son tiempos de tecnología y de comodidad, pero no son tiempos creadores, ni virtuosos.

Cuando me hice famoso cumplí mi misión trasladando mi vocación y mi entusiasmo a los demás, a la sociedad. Yo tengo vocación de misión y sigo cumpliéndola aunque los tiempos sean tan poco propicios.

¿Cómo ves la evolución de la sociedad?


España es ahora un país económicamente desarrollado y socialmente homogéneo. Mirar o revisar el pasado solo debe hacerse con la voluntad de mejorar el presente, pero nunca para recordar que la historia no fue justa. La historia es historia, y hay que asumirla. ¿Fue justa la invasión islámica? ¿Fue justa o adecuada la desamortización de Mendizábal? ¿El Frente Popular actuó bien en los últimos tiempos de la República?

La sociedad española es ahora a mi modesto entender una sociedad muy materializada en la que solo importa el nivel y la calidad de vida. La idea de España ya no es un concepto que condiciona la convivencia. El concepto de Patria se ha diluido. Ahora España es, somos, un conjunto de ciudadanos en los que predomina más el egoísmo que el altruismo; parecemos nuevos ricos que ya nos avergüenza bendecir la mesa.Curiosamente esto que digo también tiene relación con la aventura del alpinismo. Es la teoría que desarrolló en mi libro “Crónica del Alpinismo en el Siglo XX” El alpinismo no es el mismo y varía según sea el momento histórico-social y cultural.

¿Qué echas de menos en la sociedad actual?


Tengo ordenador, móvil, comodidad, coches, casa con jardín, hasta, a veces, dinero. Mis hijos son profesionales con éxito. Yo escaló más o menos como a los 20 años, esquío veloz y seguro, corro, salto y vuelo en parapente dominando el miedo atroz que a veces siento envuelto en las turbulencias. Estoy bien, reconocido, con condecoraciones sociales. El Rey me entregó hace dos años la medalla de Oro del Deporte, me han nombrado Académico, soy Ilustrísimo y Excelentísimo, mis libros gustan, me rinden homenajes, como hizo el año pasado la presidencia de la Comunidad de Madrid. Tengo mucho que agradecer y poco de que quejarme.

Pero la sociedad actual es cada vez más asfixiante. Comprendo que somos muchos y vamos a ser muchos más, y que ello exige más normas, más prohibiciones, más reglamentaciones; la libertad ahora sí que empieza a ser solo un concepto teórico y nunca menos verdadera realidad. La montaña está reglada hasta extremos exagerados: no puedes entrar, no puedes volar, no puedes acampar, no puedes ir con esquís. La ciudad está blindada con direcciones prohibidas, semáforos, parquímetros, limitaciones de zonas, multas a cada ocasión, siendo poco adecuadas a la justeza la mayor parte de ellas, es decir están mal impuestas, y cada vez, el Derecho, que fue mi mundo me parece que se traiciona así mismo. Los juristas tienen que hacerse más <iusnaturalistas> y filósofos del Derecho. La sociedad actual es una amenaza permanente contra la libertad: avisos de multa del ayuntamiento, de la agencia tributaria. Gallardón en Madrid ha limitado los derechos ciudadanos, aumentando la policía sin cuidar la formación y enseñanza de sus agentes, y dejando en estado de indefensión a los ciudadanos, con subterfugios jurídicos, dudosamente legítimos. El Derecho, en el que ya no confío, que era mi mundo de conocimientos, está cada vez menos presente en la sociedad de nuestros días. Este es un tema de futuro muy grave. Solo el poder constituye Derecho.

Por otro lado en lo que es fundamental, en mi vida de hombre de la Montaña y de la Aventura, noto que ahora me cuesta más vencer el miedo, aunque sigo superando el cansancio y el dolor; debe ser la <cronología> es decir, que me estoy haciendo más <mayor>.

¿Qué cambiarías?


Creo que deberíamos todos hacer un gran esfuerzo en ser más simpáticos, más generosos, más solidarios: los guardias municipales, los policías, los guardias civiles menos engreídos en su función y más educados, más comprensivos...; deberíamos ser y comportarnos como humanos y no tan <robotizados>. Los funcionarios y empleados de empresas públicas parece que ya no saben conversar y solo repiten un mensaje que les han grabado en la mente... son discos. Ya son pocos los que piensan por si mismo. Esta sociedad actual necesita no continuar por este camino de deshumanización y desprecio al prójimo, que es el próximo, es decir todos.

¿Te retirarás algún día?


No, de la vida nunca hay que retirarse. La vida es la que se retira de uno. Futuro ya no tengo, pero disfruto de un inmenso presente que lleno todo lo que puedo. Tengo proyectos de escaladas y aventuras continuamente: Himalaya incluso; yo que nunca he sido, aunque fui de los primeros, muy <himalayista> Aun he de alzarme en una veintena de cimas importantes, además de las de cada día. Desde que tuve aquél duro infarto en el Everest, en 1992 he emprendido más expediciones que en el resto de mi vida.

Cada vez escribo más, aunque cada vez me cuesta más hacerlo mejor. Quizás soy más exigente. Tengo que terminar cinco libros  (alguno casi lo está, incluyendo dos para niños) y uno sobre la Fenomenología del Alpinismo, en el que llevo tres años trabajando y todavía no he logrado darle forma.

La gimnasia y la escalada para mantenerme vivo son primordiales. Me cuido mucho, todo lo que puedo, y por ello me someto a grandes esfuerzos, a veces hasta el agotamiento. Me gusta disfrutar el gran cansancio. También dedico mucho tiempo a escribir y estoy muy ocupado con conferencias frecuentes. No tengo tiempo para nada y necesito siempre ir a escalar, y  a volar en parapente, que aunque llevo 20 años de practica se muy poco y soy muy torpe

subir ^^


 
César Pérez de Tudela Escalando
Copyright © 2006 César Pérez de Tudela · Página creada por R&A Marketing