INDEX
INTRODUCCIÓN
BIOGRAFÍA
HISTORIAS
PARA LA COPE
EXPEDICIONES
HONORES Y
RECONOCIMIENTOS
BLOG
LIBROS
CONFERENCIAS
ARTÍCULOS
ENTREVISTAS
ENLACES
GALERÍA DE
IMÁGENES
CÓMO CONTACTAR
RELATOS
VIDEOS
   
EXPEDICIONES REALIZADAS / EXPLORACIÓN DEL CRÁTER DEL COTOPAXI
 
 
 
<<volver

  EXPLORACIÓN Y DIFUSIÓN DE LOS TEPUYS DE LA GRAN SABANA (VENEZUELA 2006)
 

Informe sobre Expedición patrocinada por la Comunidad de Madrid a la exploración y difusión de los de la Gran Sabana. Venezuela 2006, dirigida por el explorador, periodista y alpinista Doctor César Pérez de Tudela

<<... sirviéndose de la inestimable ayuda de dos jóvenes pemones, aborígenes de la Gran Sabana, abriéndose camino con machete, cruzando ríos y cascadas de muy diferente caudal...>>

La expedición ha estado formada por los siguientes expedicionarios:

- César Pérez de Tudela y Pérez. Explorador, periodista y académico de España ( Real Academia de    Doctores de España)
- Vicente Martínez Marquez. Periodista y explorador, filólogo
- Pedro Antonio Ortega Vega. Alpinista y empresario
- Diversos colaboradores de la etnia <Pemón>, pertenecientes a las localidades y asentamientos   de la Gran Sabana: Uruyen, Wolken, etc. (Venezuela)

La expedición con su bagaje de equipos de alpinismo y supervivencia, material fotográfico y sistemas de orientación, se trasladó a Venezuela. Caracas, Ciudad Bolivar, Puerto Ordaz.

Desde esta última localidad se trasladaron en avioneta a Santa Elena del Uairen, localidad fronteriza con Brasil. Tras diversas gestiones de apoyo se consiguió la colaboración de la empresa “Raul Helicopter´s” como apoyo imprescindible para efectuar aproximación al macizo del Chimanta, una de las zonas más alejadas e inexploradas de la Gran Sabana.

Tras hacer escala en la aldeas indígenas pemón de Yunek, bajo el impresionante tepuy, llamado Acopan, recientemente descubierto, y Wonken, el grupo expedicionario recorrió intrincados vericuetos de muy difícil acceso durante varios días (4), sirviéndose de la inestimable ayuda de dos jóvenes pemones, aborígenes de la Gran Sabana, abriéndose camino con machete, cruzando ríos y cascadas de muy diferente caudal, pisando especies vegetales antes no vistas en ninguna latitud de la Tierra, en tantas y tan diversas expediciones de tipo geográfico y alpino realizadas, tanto en el hemisferio norte como en el sur. Así penosa y lentamente ascendieron hasta donde una pared vertical de unos 400-500 metros les cortaba la posibilidad de continuar, siendo esta escalada una misión que en posteriores expediciones deberán de afrontar para considerar válida y justificada plenamente su ascensión. En esta ocasión tal y como se había declarado el objetivo era realizar una exploración previa de aquellos terrenos trayendo la mayor información sobre la posibilidad de acceso al macizo. Buscaron los expedicionarios alguna canal, chimenea, o anfractuosidad, en las inmensas paredes rocosas que les impedían continuar, por las que pudieran progresar con alguna posibilidad, y al no hallarla decidieron pedir la colaboración de “Raul Helicopter´s” y utilizar, si fuera posible, el helicóptero pilotado por uno de los más reconocidos especialistas en aquella región, para alcanzar así las cimas del macizo del Chimanta.

Desde la impresionante perspectiva aérea, pudieron atisbar la inmensidad de la pared, con el hallazgo de una <cueva colgada>, lugar de gran interés en tantos otros aspectos, así como también lo diferentes que son los suelos de las distintas cimas de los <tepuys> del Chimanta.

Los expedicionarios, aupados por el helicóptero, volando entre tupidas nieblas, fotografiaron cimas, collados, simas, selvas y todo tipo de impresionantes y nunca antes vistos espacios de esta región, entre ellas los tepuys Abacapa, Murey (Eruoda), Tirepán, Churi y otros sin nombre.

Los expedicionarios, autores de este INFORME, fueron dejados a su suerte en la cima central del Chimanta, la que ofrecía mejores posibilidades de estabilizar el helicóptero mientras descendían a tierra, es decir a rocas de formas diversas de grandes proporciones (pudingas, areniscas y calizas), rodeados de una rara vegetación digna de ser estudiada por botánicos especialistas de estos endemismos de gran singularidad.

<<...fueron dejados a su suerte en la cima central del Chimanta, la que ofrecía mejores posibilidades de estabilizar el helicóptero mientras descendían a tierra...>>

Era la primera vez que los humanos pisaban las cimas de este desconocido macizo del Chimantá, proyecto muy ambicionado por sociedades geográficas y exploración.

Se realizaron exploraciones en sentidos norte y sur, este y oeste, buscando los ríos y cascadas por donde iniciar posibles rutas de descenso, cruzando pequeñas selvas de gran dificultad de paso, entre depresiones y hundimientos fantásticos, por terrenos peligrosos y en algunos casos con vistas insondables por hendiduras y barrancos muy profundos, zonas dignas de ser contempladas por los ojos del hombre.

Una noche, en la que los expedicionarios trataban de trasmitir desde la cima las impresiones de la exploración, bajo una fuerte tormenta eléctrica, a Radio Nacional de España: programas de Fin de Semana “vive la Noche” de Seoane y la “Noche menos pensada” de Manolo HH”, los rayos y los peligros de actuar de pararrayos con la antena del teléfono Iridiun (cedido amablemente por la empresa Fibertel) impidieron la difícil conexión.

Los artículos y reportajes referentes a esta expedición al CHIMANTA serán publicados en las siguientes revistas y periódicos:

Revista El Siglo. Revista Infortursa. Periódico Vaguada y Nuevo Norte, Revista Más Allá, Cuadernos, etc...

Ascensión al Aúllan Tepuy

El Auyán tepuy, también conocida por los indios pemones como <Montaña del Diablo>, inmortalizado en el libro de Alberto Vazquez de Figueroa, “ICARO”, en que se narra las aventuras del aviador Jimmie Angel, descubridor del Salto Angel, el más alto de la Tierra, fue escalado por los expedicionarios, los que pudieron comprobar por si mismos el extraordinario lugar, de gran semejanza con el Chimanta, en la configuración morfológica y posiblemente en su flora. En esta cima se forma por la gran pluviosidad de la región el río Churun Merun, que cae por las impresionantes paredes nortes del barranco llamado <Cañón del Diablo>
La realidad geográfica está fielmente descrita en el libro de Conan Doyle, “El Mundo Perdido” escrito en 1912, cuando antes nadie había todavía pisado estas fantásticas montañas de la Tierra.

Estas ascensiones y experiencias serán comentadas, en diversas conferencias ilustradas por numerosas fotografías, en los actos y convocatorias que se irán celebrando en las asociaciones culturales de inmigrantes de Venezuela, en la Comunidad de Madrid. Una interrelación necesaria para lograr una futura integración, basada en el mutuo conocimiento, vehículo para fortalecer vínculos y generar actitudes positivas. Queda pues pendiente esta actividad de promoción deportiva.

En Madrid a 30 de diciembre del Año 2006

subir ^^

 
César Pérez de Tudela Escalando
Copyright © 2006 César Pérez de Tudela · Página creada por R&A Marketing